Recordar es aprender.


   Recordar es ver lo que un día fuimos y los motivos por los que cambiamos. Es permitirnos el lujo de aprender de los fallos que cometimos en un momento y que no queremos volver a cometer, aprender de todas y cada una de las historias de nuestra vida dejando en el presente solo aquellas que realmente nos importan, valorando aquello que queremos que forme parte de nuestro futuro. Recordar es visualizar las veces que nos levantamos tras una caída y así recordar que nos podremos levantar una vez más cuando volvamos a tropezar.
   Somos aquello que elegimos, porque un día fuimos lo que no quisimos. Somos simplemente un conjunto de microorganismos liderados por recuerdos que nos hacen aprender de lo que fuimos y no queremos ser, liderados por aquello que algún día queremos conseguir, por aquello que algún día llegaremos a ser. Recordar es ver que las máscaras no nos sirven más que para ocultar a nosotros mismos aquello que no queremos ver del propio yo. La belleza no se mira, es mirada. Las palabras no son dichas, son escuchadas. Los abrazos no son dados, son recibidos y la vida no es vivida, es disfrutada a cada momento, a cada segundo, a cada instante. Cada instante de pasión, de amistad, de tristeza, de alegría. Cada instante con sus cosas positivas y sus cosas negativas, porque la vida es eso, disfrutar y aprovechar cada minuto pese al problema que tengamos de frente o pese al momento que inunde nuestra cabeza.
   Recordar es mirar al cielo y sonreír a todas esas estrellas que ya no te acompañan en la tierra. Es mirar al espejo y ver que tu reflejo está atrapado en el cristal y solo sigue tus pasos. Recordar es darte la vuelta y echar a correr hacia delante para que tus temores no te alcancen y te vuelvan a devorar, recordar es saltar por encima de los tejados para que las penas que un día te amargaron sigan esperándote en el banco de siempre al que hoy no irás. Aprender es recordar, recordar es aprender. ¿Y que es aprender, si no cambiar aquello que un día no nos gustó por aquello que queremos ser? Aprende de la luna, cambia todos los días pero sigue igual, sigue teniendo la misma esencia, sin máscaras, sin teatros, sin artificios. Solamente recordando lo que fue ayer, pensando lo que será mañana y disfrutando lo que es hoy.
Anuncios