1001 letras de …

El sol del amanecer acariciaba la rosa del jardín mientras los precipicios sin salida acariciaban el mar, ese mar que reflejaba el horizonte, ese inmenso mar que reflejaba los recuerdos. Ismael Serrano cantaba al oído todas esas palabras que nadie se atrevía a decir, todas esas letras que nadie se atrevía a susurrar. El orgullo se perdió entre lagrimas, el sol se escondió entre las nubes, el amor se perdió entre las rocas del frio olvido y el olvido se marchó desterrado a un rincón del gélido corazón. Las lagrimas se mezclaban con el mar salado, sin ya saber que eran lagrimas y que era olvido, sin ya saber que era mar y que eran recuerdos.
   Bajo la cama, un puñado de fotos antiguas húmedas de tanto llanto de madrugada, a los pies de la cama una manta que guarda los recuerdos de pasión. La almohada guarda todos esos sueños que una vez alguien le susurró. La arena de la playa guarda un montón de morfemas y una poesía que una vez alguien le escribió. La luna siempre quiso hacer el amor al sol, pero esté nunca se dejó, uno de esos amores imposibles que nos cuentan cuando somos pequeños, pero que nunca creímos.. El bolígrafo se queda sin papel. El papel se queda sin tinta. Y es que, mil y una letras de…
   De promesas. De caricias. De soledades. De vacío. Y una sola canción. Y una sola memoria. Y un solo mar. Y una única búsqueda. Y un solo sentimiento…
   La rosa marchitó al ocultarse el sol, la luna comenzaba a alumbrar la noche de sueños eternos. El mundo giraba entorno al sol, porque la luna hacía que así fuera. El rumbo de la vida estaba perdido. El horizonte eran lagrimas y recuerdos, sentimientos y orgullo, mentiras e ironías. La vida jugaba con el destino, y el destino con el mar y la luna. Un montón de sueños rotos, de ideas precipitadas, de futuros indecisos. El precipicio cada vez era mas grande, y el mar mas pequeño. Por mas que el sol intentaba calentar el colchón no lo conseguía. El suelo mojado de tristeza, la cobardía se hizo paso entre los eternos silencios. La luna se convirtió en el despojo de algo sin definición.. Y es que, mil y una letras de…
   De labios compartidos. De sueños sin sentido. De amores pasados. Y una sola frase. Y un solo corazón. Y dos almas divididas. Y un solo sentimiento…
    Mil y una letras de pasión, mil y un morfemas sin expresión. Mil y una letras convertidas en susurros y palabras que un día tuvieron un sentido, que hoy no tienen nada. Mil y un morfemas de caricias y sexo. Mil y una letras de recuerdos y sueños. Mil y un morfemas de desgarros de corazón, de almas sin vida, mil y un morfemas de tejados que vieron el amor de la luna. Mil y un morfemas de balcones sin calor. Mil y un palabras que entre lineas no llegan a tantas. Mil y un morfemas que en tres segundos se convierten en toda una vida.  Mil y una, ni una mas ni una menos, no cuentes las letras de este papel vacío, que recobra el sentido en los labios del lector, porque no son mil y una, son alguna menos. Mil y una letras la luna le quiso susurrar al sol…
   Mil y una letras de amor. Mil y una letras… Ni una mas ni una menos…
Firmado: La luna.
Anuncios